942 59 19 99
leader@vallespasiegos.org

Martín aplaude el proyecto de puesta en valor de la Nacional 623 como ruta turística

El consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, Francisco Martín, ha valorado de forma positiva el proyecto de puesta en valor de la Nacional 623 Burgos-Santander, promovido por la Asociación de Promoción y Desarrollo de los Valles Pasiegos y cuyo objeto es convertir la antigua carretera en un producto turístico vinculado al territorio. Así se lo ha hecho saber hoy al presidente de la Asociación y alcalde de Villacarriedo, Ángel Sainz, durante la reunión mantenida en la Consejería, en la que también han hablado sobre el proyecto de recuperación del Túnel de La Engaña.

Ángel Sainz, acompañado de la gerente de la Asociación para la Promoción y Desarrollo de los Valles Pasiegos, Ana Manrique, y el teniente de alcalde de Villacarriedo, Antonio España, han presentado al consejero las líneas de actuación en las que vienen trabajando desde hace un año y medio para poner en valor la carretera 623, que comunica la Meseta, a través del Puerto del Escudo, con la Costa Cantábrica. A la idea, impulsada conjuntamente desde los Valles Pasiegos y la Diputación Provincial de Burgos, se han sumado ya varias instituciones, empresas y entidades como ‘Burgos Alimenta’; los Ayuntamientos de Piélagos y Camargo; la Autoridad Portuaria de Santander y Brittany Ferries. Y, también se pretende contar con el apoyo del Gobierno de Cantabria.

El objetivo es hacer de dicho vial -muy transitado hace décadas y hoy convertido en una carretera “para moteros y viajeros románticos”, según destacan los responsables del proyecto-, una ruta turística asociada a los paisajes, el Patrimonio Cultural y la gastronomía de los lugares por los que pasa. El consejero ha calificado la puesta en valor de la nacional 623 de “una magnífica idea” y se ha mostrado convencido de las potencialidades de este nuevo producto. “Tiene todos los ingredientes para convertirse en una ruta turística de éxito al estilo de la ‘Ruta 66’ en Estados Unidos o de las Carreteras Nacionales Turísticas de Noruega”, ha explicado.

Martín ha destacado que, además del paisaje por el que discurre, la carretera cuenta con “atractivos culturales e históricos en todo su recorrido, con pueblos con encanto y otros elementos relacionados con la etnografía rural o la gastronomía de los lugares”. El titular de Turismo ha recordado, asimismo, que esta carretera ya es conocida por los aficionados a las motos y por buena parte de los viajeros británicos que llegan a Cantabria a través del ferri, aunque, en su opinión, la misma “puede atraer muchos más visitantes, una vez que esté acondicionada y señalizada como ruta turística y, por supuesto, promocionada”. De la misma opinión se ha mostrado el presidente de la asociación pasiega, Ángel Sainz, quien considera que la puesta en valor de la nacional “permitiría dinamizar los pueblos por los que pasa y ofrecer al medio rural nuevas oportunidades de negocio y empleo”.

Símbolo del territorio

La Nacional 623 entre Burgos y Santander tiene una longitud total de 153 kilómetros, de los cuales 93 discurren a través de la provincia de Burgos, 30 por la comarca de los Valles Pasiegos y otros 30 por el resto de la Comunidad de Cantabria. Se trata del camino más corto entre las ciudades de Burgos y Santander, aunque, a partir de los años 90, las variantes que se construyeron para salvar la difícil orografía del terreno y el excesivo tráfico, hicieron que la 623 quedara en segundo plano.

Su recorrido está salpicado de muchos y diferentes atractivos. Tan solo a su paso por los Valles Pasiegos atraviesa un total de 16 municipios, donde se encuentra ubicada la casi totalidad del Valle del Pas, ofreciendo todo lo que el visitante espera encontrar en Cantabria. Un relieve contrastado y enérgico, una naturaleza exuberante, un paisaje con fuerte personalidad, salpicado por las cabañas pasiegas, y un rico patrimonio cultural y etnográfico, donde tampoco faltan las rutas y senderos para excursionistas.

Entre estos atractivos se encuentran también Bienes de Interés Cultural como el núcleo de Alceda y Patrimonio de la Humanidad como las cuevas prehistóricas de Monte Castillo en Puente Viesgo, además de oferta termal, zonas de descanso rodeadas de naturaleza y una amplia gama de productos agroalimentarios y propuestas gastronómicas, entre ellos los sobaos y quesadas pasiegas. Entre las acciones que se pretenden llevar a cabo para la puesta en valor de la N623 destacan la delimitación territorial de la misma entre Burgos y Santander y la señalización unificada del recorrido y de los principales puntos de interés paisajístico, geológico, patrimonial o gastronómico.

El proyecto contempla también la elaboración de un folleto con los atractivos de las comarcas y del recorrido; acciones de promoción dirigidas a los pasajeros británicos que acceden a la capital cántabra a través de Brittany Ferries y la difusión a través de las redes sociales del nuevo recurso turístico, además de la puesta en marcha de posibles figuras de protección y reconocimiento de la ruta.

La Engaña

El consejero y los representantes de los Valles Pasiegos también han analizado otro de los proyectos clave para la dinamización turística de la comarca: la rehabilitación del túnel de La Engaña y la estación de Yera, en el municipio de Vega de Pas. Martín ha anunciado a Sáinz que la Consejería de Turismo convocará una reunión con las Consejerías de Obras Públicas y Medio Rural para empezar a poner en marcha varias actuaciones, entre ellas la Vía Verde; la mejora del acceso a la estación, el acondicionamiento del entorno y la rehabilitación de la propia estación.

El proyecto del Gobierno de Cantabria, diseñado por la Consejería de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, busca convertir el túnel de La Engaña en un activo turístico relacionado con el medioambiente y el turismo activo, con rutas para peatones, bicicletas y turismos eléctricos; la creación de un carril bici y zonas verdes de ocio. Éste conlleva, asimismo, la rehabilitación de los dos kilómetros del túnel de La Engaña en la boca norte, ubicados en territorio regional, y la colaboración para que Castilla y León lleve a cabo la rehabilitación de los cinco restantes.